Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 

        DIRECTOR DE CINE ARGENTINO:
ALEJANDRO AGRESTI

LA VIDA EN VICEVERSA

No solo dirige sino que además realiza el guión de casi todas sus películas. A los 41 años y con más de una docena de films, vivió casi su mitad de vida en Holanda bajo el exilio. "Buenos Aires viceversa" lo hizo reconocido en nuestro país, a un director que incluye el naturalismo y las emociones sin olvidarse de la crítica social.

LUCIANA MERCURIO
luciana@soutiendenoticias.zzn.com

Sin haber cursado ningún carrera sobre cine, Agresti aprendió a filmar a través de la práctica. Desde chico comenzó a ir al cine de su barrio Almagro y pudo comprar una camara de super 8mm, con la cual hizo sus primeras tomas. Vivió casi toda su adolescencia bajo la dictadura militar, lo que más tarde lo retrató en "El amor es una mujer gorda".

A los 18 años, cuando faltaban tres años para que finalice el gobierno de facto, Agresti escribió su primer película llamada "El hombre que ganó la razón". La filmó a los 21 e incluyó todos los cuestionamientos de un adolescente. Después se fue a Europa a probar suerte y le salió bien, ya que durante 6 años realizó varias películas, algunas en Holanda y otras en nuestro país.

  Pero el reconocimiento nacional llegó con "Buenos Aires viceversa" en el Festival de Mar del Plata, en noviembre de 1996. Un año después, la aparición en el mismo ámbito de "Pizza, birra, faso" abrió, por su parte, con más fuerza la puerta que el propio Agresti había abierto pero demostró además que se podía filmar nuestra ciudad de una forma distinta y real, al igual que lo hacía "Buenos Aires viceversa", pero sin recurrir a la demagogia y la declamación. La sucesión de sus siguientes películas (La cruz, El viento se llevó lo qué, Una noche con Sabrina Love), todas rodadas en Argentina, lo alejo de aquella figura mítica en el exilio.

Como todo director, Agresti tiene sus costumbres y manías a la hora de filmar. Primero de todo hay que diferenciar dos etapas en la vida de este artista: hay un antes y un después luego de 1993 cuando se dedicó exclusivamente a lo nacional. Hasta ese momento los films de él conservaban caracteristicas propias de un cine de autor, que luego con la exigencia de lo comercial lo tuvo que dejar de lado.

Los elementos que se repiten en sus primeras películas son la invención de un mundo por parte de sus personajes, influidos por la escritura y la febril imaginación de Roberto Arlt. También el trabajo con ciertos generos populares argentinos, que hoy pueden verse como arcaísmos, como el lunfardo, el sainete y el tango son comunes tal vez porque Agresti vivió fuera del país mucho tiempo. Estaba en contra de un desfile de cosas armadas, ordenadas. Le gustaba la acumulación y superposición de temas, personajes. No sigue un único estilo, sino que busca la combinación de todos ellos. Utiliza al cine como un espacio de experimentación.

Empieza cada película con planos secuencia sofisticados que funcionan como una toma de posesión del terreno. También juega con lo que no muestra la cámara, dandole más emoción a situaciones cotidianas.
Sus películas tienen un desarrollo uniforme de la trama hasta las tres cuartas partes, cuando el desenlace se hace abrupto. O sea, lo que hasta ese momento estaba implícito se transforma en explícito

Las diferencias entre los films argentinos y holandeses, se podría decir que son que los nacionales son mas interesantes por la calidad del diálogo, pero tienen algo común que es la crítica social. En "El amor es una mujer gorda", el protagonista se dedica a insultar a medio pías. Agresti explicó que hasta ese momento nadie decía nada sobre la gente desaparecida. Lo que hizo él fue mostrar lo que pasaba en esa época y asi dejar a la pelicula como un documento. No utilizó colaboradores para realizar los guiones, ni tampoco para montar la imagen. Considera que tiene que controlar en todo sentido a una película: desde la cámara hasta el montaje.

No le gusta el diálogo cinematográfico que no es verdadero, como cuando no se repiten las palabras. Sus personajes se caracterizan por el naturalismo, por la dulzura y amistad. Hay una constante en que todos sufren un gran problema cuya solución esta ahí, pero ellos se niegan a acceder a algo tan simple, y se van enroscando cada vez más en el problema pero a partir de eso van viviendo.

La inclusión de la música de Spinetta es un clásico en sus películas, como así también la aparición de baños.
Si hablamos de su último film presentado en las salas nacionales, "Una noche con Sabrina Love", hay que decir que la cámara en mano, los cortes abruptos, la improvisación actoral, todas claves de ese "cine furioso" único y muchas veces fascinante que buscaba captar estados más que contar cuentos, son reemplazados aquí por una permanente mesura que en este caso no implica una limitación: simplemente se acomoda a un guión muy definido. Los gustos personales de Agresti que mostraba en sus primeras películas le daban más rigor y un poco más de magia que esta última.

No hay que olvidarse que los tiempos hay cambiado desde que el director filmó sus obras, ahora la realidad es otra. La Argentina que representa en "Buenos Aires viceversa" es la que nos toca vivir de cerca, aunque a veces no la queramos ver. Tal vez lo más elogiable de Agresti es que, en cada momento histórico, supo transmitir a través de una película lo que una sociedad no quiere ver.

- Director: (y Guionista )

 

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.