Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 



       

"EL ALEPH", JORGE LUIS BORGES

ANÁLISIS

El saber de lo irreal

MARINA DEL RIVERO
marina@soutiendenoticias.zzn.com

Es difícil sentarse a analizar las obras de Jorge Luis Borges, uno de los autores que más brillaron en la literatura hispanoamericana. Si bien es difícil para varios lectores, llegar a entender lo que el escritor quiere transmitir verdaderamente, también es complicada la idea de comprender que es realmente un Aleph. La nada, el todo, pero sin embargo, no deja de ser el centro de ese todo y, nuevamente, Borges resalta al saber, como otro apreciado encanto de la esencia del ser humano. Todos podemos llegar a enfrentarnos con un Aleph en nuestra vida. A medida que vamos creciendo, conocemos la realidad de las cosas, pero siempre conocemos, también, su otra cara, es decir, la opuesta. Así como existe el sexo femenino, también lo es el masculino; el positivo - negativo; lo bueno - malo; la nada - el todo, pero... ¿Cómo puede existir la nada contrariamente al todo, si Borges dice que El Aleph es la nada y el todo juntos? Se podría decir, que constituye un punto de abstracción, iniciático, en un espacio infinito, donde utilizamos a nuestra consciencia para abstraerla y expandirla de cosas reales a irreales. Si se utiliza al saber, como seres racionales que somos para afirmar que todo aquello que existe es lo que vemos, entonces, si en este momento nos estamos imaginando lo que podría llegar a tratarse un Aleph, se estaría hablando de algo irreal, de algo que no conocemos. ¿Existe este punto de abstracción? ¿Cómo se lo imagina uno? ¿De qué vivencias o experiencias pasadas parte la consciencia para intentar hacernos una idea de lo que es algo tan simple y tan ilógico como ésto? La pregunta sería, cómo se podría materializar la nada, si ésta es impensable. Indudablemente, el hombre siempre quiere creer lo que no entiende, pero termina entendiendo lo que no cree. En síntesis, el Aleph, es aquel infinito que en nuestra imaginación se presenta. Donde todo sucede más allá de lo real. Entonces no cabe duda, que en este análisis estemos hablando de esa tan nombrada "otra dimensión".

El infinito Aleph

LUCIANA MERCURIO
luciana@soutiendenoticias.zzn.com

El punto inicial donde el universo comienza, donde se puede ver lo irreal y lo real, donde todo sucede, está en el sótano de la casa de Carlos Argentino Daneri. Es la nada porque es una abstracción, pero a la vez es el todo. Carlos Argentino finge entender el Aleph, pero en realidad no comprende ese punto infinito. Borges utiliza a ese personaje para demostrar la soberbia presente en el ser humano, que se cree capaz de interpretar todo, aun cuando no lo entiende. "Es ineficaz (...) su actividad mental es del todo insignificante" son las palabras que utiliza el autor para describir al escritor Daneri, quien se cree el mejor en literatura. Incluso recibe un premio por sus obras, lo que refleja el criterio de los jurados, que nunca distinguieron a Borges: "¡Una vez más triunfaron la incomprensión y la envidia!". Luego de ver el Aleph, el autor no sabe como explicar todo lo que pasó por delante de sus ojos. Ha visto al universo en un instante y "millones de actos deleitables y atroces". Esa conjunción de imágenes infinitas quedaron en la memoria de Borges, pero a través del tiempo el olvido las iba a borrar. Una vez más presenta al olvido como una herramienta necesaria de todo ser humano, para hacer más llevadera la vida. El Aleph es la expansión de la conciencia, es lo que está mas allá de la mente y que muchas veces nos negamos a ver, por limitarnos solamente a lo racional. "Porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo". Con estas palabras Borges explica que todos los seres humanos pueden ver el Aleph, pero que aún no lo han hecho. La apertura de la mente hacia lo irracional, hacia aquello que no tiene lógica nos va a permitir observar ese mundo infinito del que formamos parte.


¿ Saberlo todo o ignorarlo?

YAMILA FERRIGNO
yamila@soutiendenoticias.zzn.com

E l misterio de saberlo todo, la necesidad del hombre por esta al tanto hasta del más mínimo detalle, es lo que Jorge Luis Borges pone a la luz por medio de El Aleph. Ese punto fijo que es todo y al mismo tiempo es la nada. A través de un lenguaje de fantasía, propio, con un toque de verosimilitud expresa algunos aspectos de su propia vida: su eterno desacuerdo con la literatura oficial, con los argentinos y su forma de ser. " Carlos Argentino Danerí recibió el Segundo Premio Nacional de Literatura... mi obra Los Naipes del Tahur no logró un solo voto. Una vez más, triunfaron la incomprensión y la envidia!", esta frase parece común y hasta casi sin importancia si se desconoce los motivos que Borges tiene para escribirlos. Este autor, considerado uno de los mejores, a lo largo de su carrera no alcanzó a conseguir este premio que menciona en el texto, y esto lo atribuye a que los reconocimientos, en realidad, son para mediocres y no para quienes han conseguido aportarle originalidad y estilo propio a la literatura. La ironía también es un recurso que emplea en este cuento. Su eterna disconformidad con el ser argentino por creerse conocedor de todo pero en realidad no saber nada, es evidente al describir a un personaje con estas mismas características al que dio a llamar Carlos Argentino Danerí. Con oraciones como " El sótano apenas más ancho que la escalera, tenía mucho de pozo", nos hace imaginar un lugar en el que apenas cabe una persona, en el que uno puede sentirse claustrofóbico y, al mismo tiempo, pensar en un sitio oscuro, solitario, temeroso y melancólico. Tan sólo con doce palabras nos introduce en n mundo que para cualquier autor sería imposible describirlo en menos de 25. Otra escena en la que pone a prueba nuestra capacidad imaginativa es la que describe las fotos de Beatriz, en la cual con una frase nos hace pasar de un lugar a otro. Con un estilo impregnado de las matemáticas, de mediciones y de lógica, Borges describe de manera tal a este Aleph, que permite que el lector crea lo que cuenta, sepa lo que vio y sintió, provocando un gran interés en estas líneas escritas. Esa ambición por poseer la omnipotencia de un Dios que todo lo ve, genera en su personaje una vez concebida esta virtud, una sensación de temor por la posible falta de existencia de algo que lo sorprendiera. La credibilidad de sus líneas se ve interrumpida hacia el final de su cuento, cuando nos deja con la duda a cerca de si ocurrió o no el episodio del Aleph, al decirnos que no sabe si lo que recuerda fue así o no. El continuo juego de palabras y episodios nos adentran en su mundo, pero aún así no deja de sorprender. Borges tiene la capacidad de hacer sentir al lector los temores y sentimientos que implican ser conocedor de absolutamente todo del universo, circunstancia que jamás podremos vivir en carne propia... o tal vez sí. Este cuento tiene lo que pocos poseen, esa cualidad que hace que por varios minuto u horas nuestra imaginación navegue en sus letras, y en este caso circunde entre ser conocedor de todo o seguir viviendo con la venda, a veces suave y otras ásperas, de la incertidumbre.


El punto que muestra lo que no queremos ver

NATALIA GARCÍA
natalia@soutiendenoticias.zzn.com

"Porque mis ojos habían visto ese objeto secreto y conjetural, cuyo nombre usurpan los hombres, pero que ningún hombre ha mirado: el inconcebible universo". Con este enunciado Borges trata de explicar que todos podemos ver el aleph , punto inicial donde comienza el universo que muestra lo real y lo irreal. El infinito aleph, el cual hace mención el autor en el cuento, está en el sótano de la casa de Carlos Argentino Daneri , escritor que finge entenderlo pero en realidad no comprende esta abstracción. Borges refleja en Daneri, una cualidad del ser : la soberbia. Este personaje se cree el mejor en literatura y hace creer que él interpreta absolutamente todo cuando en realidad no comprende nada .Incluso recibe premios por sus obras, despojando a las de Borges que siente que una vez mas triunfa la incomprensión y la envidia. ¿Existe ese aleph en lo intimo de una piedra? ¿Lo he visto cuando vi todas las cosas y lo he olvidado? Nuestra mente pasa por el olvido, yo mismo estoy falseando y perdiendo los rasgos de Beatriz. Una vez mas Borges ve en este olvido la herramienta necesaria de todo ser humano, para hacer la vida mas llevadera. Este aleph significa la expansión de la mente y lo que esta mas allá que a veces por no ser irracionales no logramos concebir. No se necesita un sótano para ver este punto infinito , "donde están todos los lugares de orbe", sino tener imaginación y olfato para localizarlo desde donde estemos.

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.