Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 





 
 
       
LA DOLCE VITA (1959)

ALTA SUCIEDAD

Teniendo como escenario una Roma moderna, Fellini realiza una panorámica de la vibrante farándula y la nobleza decadente de la capital italiana. Mastroianni aparece como el periodista consumido por la soledad, el desamor y el vacío existencial.

LUCIANA MERCURIO
luciana@soutiendenoticias.zzn.com

Aquella mujer que caminaba por Via Veneto con un traje suelto, seguramente nunca supo que fue la fuente de inspiración de Fellini para realizar La Dolce Vita. Algo tan casual terminó siendo una obra clásica del cine neorralista italiano. La película, retrata la "buena vida" a la que se entrega la burguesía romana de la época en los años del boom económico, después de la posguerra: una existencia centrada en los cabarets, las fiestas privadas y las orgías entre amigos.

La Dolce Vita está estructurada en episodios que argumentalmente tienen poco que ver entre sí, pero que operan como escenarios vitales posibles que se ofrecen al protagonista como nuevos emblemas modernos en sus intenerario a la búsqueda de un sentido. Son conducidos por el hilo del deambular de Marcello Rubini (Marcelo Mastroianni que hace su primera colaboración con Fellini) un periodista todavía joven, intelectualmente frustrado, casanova, preso de un spleen existencialista y dividido esquizofrenicamente entre su amor hacia su novia Emma (Yuonne Fourneaux) y su deseo de libertad. En las experiencias del periodista Marcello se refleja el vacío de la alta sociedad, la ambigüedad de la vida: duerme con la hija de un millonario en casa de una prostituta, lleva a su padre de paseo por Roma sin poder reanudar un contacto auténtico con él, su amante intenta suicidarse, acompaña a una estrella de Hollywood por Roma y es golpeado por el marido de ésta, asiste a una pretendida aparición de la virgen, su amigo ejemplar se suicida y mata a sus hijos por miedo de la vida y, después de una fiesta orgiástica, observa como sacan del mar un enorme pez de ojos grandes.

La puesta en escena es bastante compleja y elaborada: el dialogo tiene en realidad el valor del monologo interior de los personajes, como si lo que el otro le dice fuera pensado por cada uno. La voz del más allá de ella, la aparente confesión de él, producen una inversión de papeles de burlador burlado a través de las relaciones entre palabra e imagen, y acentúan el paralelismo o efecto especular, como una unidad escindida, discidida de ambos, de lo masculino y lo femenino, de la imagen y del sonido.

 

El uso de la voz da a la escena un valor seminaturalista, como diálogo de situación, pero apunta hacia otra cosa desde el punto de vista expresivo, con una frontera incierta entre lo exterior y las voces interiores.Para esta cruda sátira sobre la vacuidad de la Roma contemporánea, Fellini inicialmente no quiso emplear música original, sino temas populares que hicieran, aun, más patente la intrascendencia en la vida romana. Sin embargo, la presencia del compositor fue necesaria cuando el director no pudo conseguir los derechos de determinadas canciones. Rota escribió un conjunto de temas para las distintas escenas, con el denominador común de que darían esa sensación de vacío y superficialidad. Recurrió para ello a melodías inspiradas en el jazz y el blues, así como a sus consabidos circenses, para destacar la necedad de las clases aristocráticas. Sobre todos ellos, el prototipo de 'La dolce vita', un dinámico tema musical que se intercala en diversos momentos
Lo que sigue intacto, y en ello radica la fuerza del trabajo de Fellini, es la visión desencantada de una sociedad deslumbrada por las apariencias y consumida por el desamor, la soledad y el vacío. Y peor aún, es terrible ver que el énfasis de La Dolce Vita está puesto en la deshumanización perpetrada por los medios masivos de comunicación, interesados tan solo en vender sexo barato y escándalos prefabricados.

La película causó sensación por ciertos osados episodios y hasta fue condenada por la Iglesia Católica por ciertas escenas irreverentes y eróticas, como la que sucede en la fuente de Trevi en donde Anita Ekberg deja ver sus enormes pechos transparentados en su vestido mojado. Este hecho le dio todavía más notoriedad al filme e hizo acudir a las taquillas a un público deseoso de presenciar los escándalos de la alta sociedad romana. El éxito comercial aseguró la posibilidad de las siguientes películas de Fellini, y demostró que el "cine de autor" era redituable. Establecido su renombre, se dio el lujo de filmar sólo argumentos que le llamaran la atención, sin ceder a los gustos comerciales de su época.

Junto con Luchino Visconti y Michelangelo Antonioni, ocupo la triada de directores que revitalizaron al cine neorrealismo de la posguerra y lo llevaron a los más altos niveles de creatividad artística. El arte de Fellini sentó cátedra y su estilo fue muy imitado por varios cineastas, siendo el más evidente el norteamericano Woody Allen, también afecto a relatos autobiográficos. Pero... ¿por qué a cuarenta años de creada La Dolce Vita continúa fascinando al espectador y se la considera una obra maestra?

Tal vez porque creó, recreó, trasladó al cinematógrafo su propio universo, su explicación de lo que es la vida, la muerte, la duda y la certeza. Quizá porque nos transporta, a 40 años de un primer momento de proyección en la pantalla, a un espacio que nos pertenece a todos, que nos estremece, nos enfrenta a ese otro que quisiéramos ser, o que no queremos reconocer, o que más valdría que nunca hubiéramos conocido.

 

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.