Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
        ARTE DE INDUSTRIA NACIONAL

UN ESCULTOR QUE DEJÓ SU HUELLA EN COREA

Juan Carlos Mercurio fue invitado tres veces a participar en Simposios Internacionales realizados en el país oriental. En su última visita obtuvo el primer premio entre más de 15 escultores de todo el mundo. Además tuvo la oportunidad de compartir una cena con el presidente de Corea del Sur.

LUCIANA MERCURIO

Mientras que en los recreos de la escuela N°24 de Banfield habia varios chicos que se encargaban de hacer volar las tizas y convertirlas en polvo, existía un alumno que extrañamente se las adueñaba para realizar pequeñas obras de arte que marcarían su futuro. Ese elemento de forma cilindrica era capaz de tomar hasta el más extraño formato cuando las manos de Juan Carlos se decidían a modelarlo. Esos momentos hicieron que su condición natural para la escultura se fuese desarrollando cada vez más.

Pero el destino quizo que recien a los 42 años se decidiera a comenzar a esculpir. "Yo era despachante de aduana. Después de la Guerra de Malvinas, cuando no había mucho trabajo, busque algo para pasar el tiempo. Fue ahí cuando comence a tallar y me di cuenta que eso era lo mío", cuenta el artista.

Nunca fue a estudiar escultura, sólo iba a modelar de vez en cuando al estímulo de Bellas Artes. Fue así como de a poco comenzó a descubrir ese mundo artistico y a partir del 89 de dedicó de lleno. Sus primeras obras fueron los rostros de sus dos hijos, Sergio y Javier: "como me resultó facil empece a hacer otras cosas y me presente en varios concursos, donde saque algunos premios. Todo eso me estimuló a seguir esculpiendo".

A partir del 90 comenzó a participar en exposiciones realizadas en la provincia de Buenos Aires y cuatro años más tarde formo parte de su primer Simposio (encuentro internacional )en la localidad de Carlos Casares: "Me anoté por teléfono y me dijeron que no había mas lugar en el hotel. Yo les dije que me pagaba todo porque quería participar, asi que me dejaron entrar".

Pero el lugar que finalmente lo acercaría a Corea fue Rosario, ya que en el Simposio realizado en esa ciudad tuvieron la oportunidad de observarlo y dicidieron seleccionarlo para que participe en el encuentro internacional de Ichon. Otros 2 argentinos lo acompañaron en el 98, a lo que sería su primer visita internacional gracias a la escultura.

Lo que más lo impacto fueron las costumbres del lugar: " Ichon es una ciudad del interior donde se respetaba mucho lo tradicional. Cuando ibamos a comer tenias que entrar descalzo, sentarte en el suelo y usar los palitos" dice asombrado el artista. También señala que la gente es muy afectiva y respetuosa, sobre todo con los hombres. " Excluyen un poco a las mujeres, en general ellas van atrás del hombre cuando te vienen a saludar" agregó.

Y si de personas importantes se trata, Mercurio tuvo la oportunidad de conocer a muchas figuras políticas que nunca imagino. Junto con los demás escultores recibió la visita del intendente, del ministro de cultura, del gobernador y también del presidente de Corea del Sur: "nos invitó a comer a la residencia oficial. Cenamos en una mesa con más de 60 personas". Fue en ese momento donde se dio cuenta la importancia que le dan al arte y el reconocimento que tiene un escultor de cualquier país.

También tomo consciencia de la actualidad nacional y lo intracendente que son los artistas argentinos, ya que aca nunca alguna autoridad iría a visitar un Simposio. "Cuando el presidente mencionó en su dicurso que los que estabamos alli eramos los mejores escultores del mundo, senti un reconocimiento especial que en mi país nunca tuve" señalo el artista sureño.

Durante su primera participación realizó la obra "abrazo", que simbolizaba la unión de las dos Coreas. "Quería mostrar que a pesar de la división política, las dos son iguales", aclaró. En el presente Corea del Norte tiene un régimen comunista muy atrasado económicamente, que contrasta con la industria pujante de la del Sur. A Mercurio le sorprendió que la gente no interrumpe nunca su trabajo: "no paran ni cuando llueve". Esto permite que el país crezca cada vez más.
Si bien en el 98 no obtuvo ningún premio, la obra fue muy elogiada y lo invitaron para el próximo año. Cuando fue por segunda vez realizó "esperanza" que era una mujer embarazada que simbolizaba la llegada del nuevo siglo. Como el jurado distinguía a obras no figurativas, en el 2000 se propuso hacer algo más abstracto:" Talle una pareja que estaba abrazada, pero que muchos no veían". La tercera fue la vencida ya que ganó el No veían". La tercera fue la vencida, ya que ganó el primer premio y 1000 dólares

Pero no sólo se dedicó a esculpir durante los distintos años que visitó Corea, sino que también tuvo tiempo para visitar algunas ciudades. "Nos daban 9 días para realizar la obra, pero después teniamos 11 días más para conocer. Hicimos un tour por Seul y también por Ulsan, una de las sedes del Mundial", aclaró. En el 2000, cuando visitó por última vez el país oriental, ya estaban preparando los estadios y se veía como trabajan duro para el campeonato. Aunque muchos consideran que el fútbol no tiene trascendencia a nivel local, a Mercurio le pasó algo que demostró lo contrario: "ibas al lugar mas remoto y a una viejita le decías Argentina y te respondía Maradona, era algo increible, nunca imagine eso", dice con asombro.

No lo volvieron a invitar porque ellos consideran que ya es demasiado ir 3 veces, asi que tienen en cuenta a otros escultores. Pero el artista saco provecho de sus visitas, ya que conoció a escultores de todo el mundo que más tarde lo invitaron a otros paises como Dinamarca, donde obtuvo el 2° premio. "Tenes que mandar tu curriculum y el boceto de una obra. Fue así como fui a Finlandia y dos veces a Italia el año pasado" aseguró. Los gastos que le implicó viajar a esos países siempre fueron pagos por los organizadores. Gracias a la escultura conoció lugares que nunca hubiese descubrido como turista.

Todas las obras que realizó afuera quedaron en exposición en lugares públicos o en museos. Esta iniciativa determina, según Mercurio, que un país quede en la historia: "las naciones que le dan importancia al arte crecen y dejan registros historicos. Los que no le dan signifación, tienden a desaparecer". Por ello, lo más criticable de nuestro país es que no se considere al arte, teniendo en cuenta que a los escultores nacionales se los respeta en el exterior y se considera "que están muy avanzados".

A los 62 años asegura que abandonará su profesión el día en que su corazón deje de funcionar, porque es algo que no se jubila nunca ya que "uno está embarcado en crear siempre algo nuevo". Durante esa creación Mercurio sostiene que recibe cosas de afuera que lo van llevando y "uno deja de ser uno". El mismo se sorprende cuando observa la belleza de su escultura terminada y agrega que "pienso que no se como lo hice, que no lo pude haber hecho yo". Si el autor se asombra, como no esperar lo mismo de cualquier otra persona que descubre sus obras por primera vez. Sobre piedra, sobre granito, o sobre madera, el se encarga de hacer algo estetico que termina siendo bello: "es una forma de expresar lo que la naturaleza no hace". ¿Como no admirar a una persona que es capaz de hacer algo que la madre del planeta dejó pasar?.

Tal vez la maestra que descubrió la tiza tallada nunca supo que fue la primera. Como tampoco saben los coreanos que ven su escultura alrededor del lago de Ichon que Juan Carlos Mercurio es uno de los tantos artistas argentinos que confirma una vez el refrán: "nadie es profeta en su tierra".

 

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.