Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
       

FERTILIZACIÓN ASISTIDA

Nacer en manos de la ciencia

El 15% de la población argentina, presenta problemas de infertilidad - Tanto el organismo del hombre como el de la mujer pueden ser los causantes - No todos tienen acceso a realizarse el tratamiento adecuado.

Por NATALIA GARCÍA - LUCIANA MERCURIO - MARINA DEL RIVERO - YAMILA FERRIGNO

Para Mónica, la tercera no fue la vencida. Pero tres cifras bastaron para que su sueño se haga realidad. Luego de siete tratamientos, logró desafiar a la ciencia al recibir el sobre con el número 313, que simbolizaba las dos semanas que llevaba de embarazo. En la Argentina, existen un millón y medio de parejas que tienen problemas para concebir un hijo. Los factores más frecuentes de infertilidad en el hombre, puede llegar a producirse debido a una disminución en la cantidad y calidad de espermatozoides, problemas testiculares, y de esterilidad. En la mujer, pueden ser los desórdenes ovulatorios, las anormalidades anatómicas a nivel de las trompas de Falopio, mal formaciones uterinas y algunas patologías como la endometrosis ginecológica.

  "Cuando yo menstruaba, las paredes del endometrio no terminaban de caer y quedaban restos que se pegaban al ovario. Se me formaban quistes cada dos meses, desde que tenía quince años. Cuando me operaban, un año después, me los sacaban, y además cortaban partes de mi ovario. Nunca me dijeron que tenía endometrosis", expresó Mónica Traballini, la jóven necochense de 35 años, refiriéndose a esas diversas operaciones realizadas en su ciudad natal, y que terminaban con la posibilidad de ser madre.

Sólo la tecera parte que quedaba de su ovario, le permitió realizarse un tratamiento de fertilización asistida y obtener, después de siete intentos, el embarazo tan deseado.

Superando la infertilidad

"La fertilización asistida puede ser de baja complejidad, por ejemplo en la inseminación, en la cual no se extrae el óvulo de la mujer. Esta técnica consiste en procesar los espermatozoides en el hombre, separar aquellos móviles con una cantidad mínima de medios de cultivo, e introducirlos dentro de la cavidad del útero facilitando así, su llegada al óvulo", aseguró el doctor Sergio Pasqualini, director médico del Instituto Halitus de la ciudad de Buenos Aires. Los métodos de alta complejidad, comprenden, generalmente, una estimulación ovárica en base a hormonas, para que la mujer produzca más óvulos de los que normalmente se presentan en ciclos naturales. Una vez que maduran estos óvulos se los extrae con una punción (por vía vaginal) y se los procesa mediante la técnica de ferilización in vitro. Se coloca alrededor de cada óvulo unos 150 mil espermatozoides. El objetivo, es que uno solo penetre ese óvulo. Cuando hay problemas en la calidad y cantidad de células sexuales masculinas, se puede introducir el espermatozoide dentro del óvulo.

Esta técnica, se conoce con el nombre de ICSI. Cuando tenía 24 años, Mónica llegó a Buenos Aires, y acompañada de sus suegros y su novio, Pablo Mercurio, consultó con el médico Andrés Drago, y descubrió que solo iba a poder ser madre sometiéndose a un tratamiento de fertilidad. Cuando decidió tener un hijo, a los 31 años, se acercó al IFER (Instituto de Ginecología y Fertilidad), en donde le hicieron tres tratamientos a cargo del doctor Kenny.

  Los resultados no fueron los esperados, es por eso que le recomendaron ir a tratarse con Pasqualini, quien tiene uno de los mejores laboratorios encargados de la fertilización asistida. Allí, le realizaron cuatro procedimientos más consiguiendo, en el último intento, quedar embarazada. "Siempre me daban medicación e inyecciones para estimular los óvulos. Nunca hubo resultado, por eso, Pasqualini, me dijo que mis óvulos eran de mala calidad y me planteó la posibilidad de que alguien me los donara o que adopte un bebé. A partir de ese momento, comenzé a interiorizarme sobre el tema, porque presentía que si mis órganos funcionaban bien, sólo me faltaba un paso muy estrecho", aseguró Traballini.

El séptimo tratamiento, decidió hacerlo en forma natural, sin medicación. Pese a la negatividad del médico, Mónica, siguió en marcha su proyecto y su fuerza de voluntad le permitió cumplir su mayor deseo. "Cuando le mostré las tres cifras que certificaban mi embarazo, el médico me dijo que si era una nena, le ponga de nombre Milagros", dijo Mónica, con una tímida sonrisa.

Capitales necesarios

En institutos privados, el costo de estos tratamientos varía entre 3000 y 5000 pesos, dependiendo del lugar y del tipo de técnica utilizado. En el caso de Traballini, las inyecciones tenían un valor de 700 a 2000 pesos, y las pastillas le costaban 30 pesos la caja. Eran 7000 pesos, los que invertía en cada intento. "Yo tuve a mi bebé, porque tengo la suerte de estar bien económicamente, pero hay gente que no tiene acceso", se lamentó Monica. "La mayoría de las obras sociales o prepagas no cubren los gastos, por eso el costo del tratamiento lo debe absorber la pareja, las fundaciones o los centros. Nosotros, muchas veces, nos hacemos cargo cuando no pueden pagar. Esto, en realidad, lo tendría que solventar el gobierno", aseguró Pasqualini. Existe la posibilidad de que el precio del tratamiento sea menor, si se presenta el recibo de sueldo de la persona interesada. En este caso, algunas fundaciones, otorgan la oportunidad de pagarlo en cuotas En el único lugar donde se realiza gratuitamente, es en el Hospital de Clinicas, pero los turnos son cada 6 o 7 meses. Todo esfuerzo tiene su recompensa No todas las mujeres que comienzan este tipo de tratamientos, logran concluirlo satisfactoriamente. Se necesita tener un equilibrio físco y mental, para poder soportar los medicamentos y la tolerancia a la frustración de un embarazo. No sólo basta con el dinero. Muchas veces, es necesario apoyarse psicológicamente y estar preparado para recibir cualquier tipo de respuesta.

Posición de la Iglesia

En contra de la probeta, la fertilización asistida es una nueva técnica que desde 1978, es utilizada por miles de mujeres que no pueden tener hijos. Sin embargo, la Iglesia católica está en contra de este sofisticado tema. Martín Bustamante, Sacerdote de la Basílica San José de Flores, expresó: "La iglesia no lo acepta porque son métodos antinaturales. Según la Biblia, uno tiene que procrear y para eso está la unión del hombre y la mujer". Respecto a la fertilización asistida, Bustamante, sostuvo que no es correcto y en estos casos, lo mejor es adoptar, porque hay muchos niños abandonados, y a los cuales se les debe brindar mucho amor. "Es todo artificial y no es lo que la biblia establece para los católicos", agregó. Graciela López, madre adoptiva, comparte la idea de la Iglesia y afirma que siempre soñó con tener un hijo: "Me considero muy creyente y pensé que si Dios no lo quería, no debía forzar a la naturaleza - expresó - es mágico, yo no tuve la suerte de quedar embarazada biológicamente, pero tengo un hijo del corazón".

Dónde ir...

En la Argentina, existen 15 centros que tratan la Infertilidad. En Capital Federal, los más importantes, son:

Institutos Privados:

IFER (Instituto de Ginecología y Fertilidad) - Dr. Kenny - Marcelo T. De Alvear 2259 7° piso.- TE: 4825-2888.- email: ifer@com.net.ar

FECUNDITAS- Larrea 790.- TE: 4961-3091

HOSPITAL BRITÁNICO- Marcelo T. De Alvear 1571.- TE: 4821-0040.

HALITUS - Dr. Pasqualini - Marcelo T. De Alvear 2086.- TE: 4962-2201 (consultas) www.halitus.com

Lugares Públicos:

HOSPITAL DE CLÍNICAS.- Av. Córdoba 2351.- TE: 4508-3982/ 3900. Cap. Fed. TE: 4961-3091.

 

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.