Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
     

FRANKENSTEIN: ANÁLISIS

FRANKENSTEIN: lo que la omnipotencia se llevó

YAMILA FERRIGNO

Nadie nunca imaginó que una adolescente de tan sólo 20 años pusiera dar vida a una obra tan maravillosa como lo es Frankenstein. Tampoco pensaron en que dicho escrito perdurase tanto, y circundara de generación en generación sin perder vigencia. Mary Shelley sorprendió a todos con su libro. En una noche de tormenta y bajo la consigna de " escribir la más terrorífica historia" creó a " El moderno prometeo", el cual hizo que se consagrara como autora. En plena época donde los avances científicos invadían a los seres humanos, en la cual la Revolución Industrial cambió los ideales y las costumbres de vida, Shelley supo hacer uso de todo este contexto y lo plasmó en su obra. En Frankenstein plantea como tema principal la omnipotencia del hombre, característica que resalta en el período en que fue escrito dicho texto. A través del personaje de Víctor, muestra a un individuo que se piensa todo poderoso y capaz de dominar la vida y la muerte como si tratase de un simple juego. Describe a éste como una persona de amplios conocimientos científicos, con un auto convencimiento muy fuerte en cuanto al dominio de la tecnología, y que posee el objetivo de convertirse en una especie de " creador" tal como lo hizo Dios con Adán y Eva. A lo largo de la obra, Frankenstein busca la manera de progresar y transformarse en mucho más que un simple científico. Sus conocimientos tecnológicos permitieron dar vida pero no le fueron útiles a la hora de dominarla. Si bien su meta fue alcanzada, el tiempo le demostró que Dios era el único creador, y más allá de su inteligencia, el control de la situación se le fue de las manos. El resultado de los forzosos trabajos de Víctor no fue el esperado, ya que las características del ser inventado se asemejaban a los de un monstruo. Tras esta circunstancia y al darse cuenta de que su dominio intelectual no alcanzaba para hacer frente a este suceso, optó por el abandono de lo que él mismo había creado.

Es en esta parte de la obra donde se establece cierto paralelo entre el engendro creado y Mary; ambos sufren el aislamiento de las personas que le dieron vida. La autora había pasado en carne propia por esta experiencia, y tal vez fue eso, lo que le permitió Reflejar de modo tan extraordinario los sentimientos del monstruo tras tal episodio.

Shelley muestra al ser creado como un individuo que nace bueno y que, como consecuencia del contacto con la sociedad y los prejuicios que debe hacer frente por sus características físicas, se transforma en malo. Este personaje, tras ser abandonado por su "padre", se llena de rencores y de deseos de venganza hacia la especie que tanto lo torturaba. Él busca por todos los medios posibles poder ser aceptado, pero en esa época todo lo que no dotaba de belleza era considerado malo.

Este libro que surge en el siglo XIX e ignagura la ciencia ficción, siendo considerado el primer trabajo de este género, otorga una abanico de situaciones que caracterizan al período en el que fue escrito, experiencias personales de la autora y una diversidad de personalidades.

Sus dos personajes principales buscan metas distintas. Mientras el monstruo quiere contactarse con la sociedad y lograr insertarse en ella; Víctor persigue a la soledad como medio para superar el sentimiento de culpa por los desgraciados sucesos que su familia debe atravesar como consecuencias de su creación.

 

En el texto, Mary utiliza como recurso el empleo de cartas, diálogos y preguntas retóricas, lo cual permite a la persona que lee la obra interiorizarse más aún en la historia, y conocer los pensamientos de los personajes en las distintas circunstancias que atraviesan.

En esta escrito no se encuentra bien definido quien es el representante del mal. Si bien el engendro comete varios crímenes, la forma en el cual Shelley lo describe hace que, en vez de que el lector le tome odio sólo pueda sentir cierta compasión por él. Tanto Víctor como su creación tienen algo de ángel y algo de demonio. Uno por llevar a cabo asesinatos, y otro por creerse omnipotente y dar vida a un ser que sufre de manera despiadada la discriminación del resto de los seres.

Ambos personajes son víctimas de distintas torturas, el monstruo lucha para poder ser aceptado entre la gente y no consigue el éxito; y Frankenstein recibe su castigo a través de las desgracias de su familia.

Las características del contexto en el cual se desarrollan los sucesos, podría decirse que es bastante similar a la de hoy en día, en el cual los avances tecnológicos hacen creer a más de uno de ser capaz de dominar absolutamente todo.

Detrás de esta historia se puede apreciar los pensamientos de Shelley, quien refleja su creencia en un solo Dios creador y debela la falsa capacidad del hombre para dominar el mundo a su antojo. Además, en su libro, plasma por medio de uno de sus personajes su reclamo del vínculo paterno, y resuelve en el texto esta carencia, cosa que no pudo hacer en su vida real.

La omnipotencia de los seres humanos es la gran protagonista de la obra y también de la actualidad. En este escrito lo que se intenta demostrar es que, aún la mente más brillante y los descubrimientos más impresionantes son incapaces de dominar la vida humana e imponerse a la voluntad de Dios.


La omnipotencia, como principal objetivo del hombre

MARINA DEL RIVERO

La tecnología... ¿puede escapar transformándose en enemigo del ser humano?. Así lo demuestra la autora inglesa Mary Shelley, quien en 1818 publica El moderno prometeo, mejor conocido como Frankestein, irrumpiendo en el mundo literario como la primera novela de ciencia - ficción y la última novela gótica, la que luego conoció la pantalla grande. El público, fue quien se ha encargado de popularizar a esta obra, o mejor dicho, a este monstruo, convirtiéndolo en un verdadero mito del terror conocido en cada rincón de los continentes. Aquí, se puede observar cómo el hombre intenta ser omnipotente y asemejándose a Dios, planea dar vida a un nuevo sujeto, quien luego se vuelve contra su creador, tras sentir el rechazo de ser uno más, pero diferente por su extremada fealdad. ¿Tan importante es la carga social, que caracteriza a este engendro con una imagen prototípica, aludiendo a que lo feo es malo?. Si bien, Frankestein es un ser racional que existe por sí mismo, es además, un hombre creado por otro hombre, lo que daría lugar a pensar que es el reflejo mismo de la sociedad. Esa sociedad violenta, que discrimina y aparta a aquellos que no son parte de ese grupo modelo de seres humanos quienes, está comprobado, nacen naturalmente buenos, pero son corrompidos por éste fenómeno. Cuando el rechazo por ser distintos comienza a ser sentimiento, el odio se apodera contra la humanidad, lo que lleva a apartarnos por un camino humanamente indivudualista y soberbio, eligiendo la destrucción, en lugar de preferir aquellas benevolencias de las que se compone la vida. ¿Se puede afirmar que el mal triunfa cuando la criatura se enfrenta con su creador?. Si este engendro, es el fruto de las manos del hombre, la pregunta es: ¿tanta maldad irradiamos, que hasta podemos encarnar esa perversidad, en un niño como Frankestein? Sería irónico pensar, hasta qué punto podemos justificar nuestras acciones. Si como seres humanos vivientes en este planeta Tierra, actuamos violentamente, es lógico creer que sea el mismo hombre el autor de esa criminalidad. Lo cierto es que, quien intenta superar la deformidad propia por medio del lenguaje y el uso de la razón, es nada más ni nada menos que Frankestein, ese monstruo tan polémico, que dejó su huella en las obras maestras de la literatura universal.


NO ES BUENO JUGAR A SER DIOS

LUCIANA MERCURIO

La tecnología puede llegar a escapar de las manos del ser humano. " Frankestein o el moderno Prometeo" relata la historia de un joven que, a través de sus conocimientos científicos, se convierte en un pequeño Dios y desafía todas las leyes de la naturaleza para darle vida a su propia creación. Nació un monstruo que, rechazado por ser diferente, empezó a sentir un odio enorme contra la humanidad que lo apartó y de una manera humanamente egoísta eligió la destrucción en lugar de la bondad de la vida. Mary Shelly escribió esta obra que se considera el primer libro de ciencia-ficción, ya que vincula desarrollos científicos con desastres. Este género esencialmente trata acerca de la capacidad y el deseo que tienen los hombres para cambiar la realidad a través de la tecnología. Uno de los temas centrales es la forma en que estos cambios deshumanizan y la forma en que los excesos de la cultura amenazan a la naturaleza. "Frankestein" nace en 1818, época de la Revolución industrial y la mecanización de la producción. En ese momento el hombre sentía que podía hacer todo, incluso hasta crear. Víctor Frankestein cumplió su sueño de generar vida, pero nunca pensó cuales serían las consecuencias: "He trabajado duro por cerca de dos años con el único propósito de inyectar vida en un cuerpo inanimado. Para esto me he privado de descanso y salud. Lo he deseado con un ardor que excede la moderación; pero ahora que he terminado, la belleza del sueño se ha desvanecido, el extremo horror y la repugnancia ahogaron mi corazón. Incapaz de soportar el aspecto del ser que había creado, salí corriendo de la habitación y continué atravesando mi recámara, incapaz de calmar mi mente para dormir". La autora expresa a través de estos hechos que el hombre científico no puede equipararse a lo divino. Solo Dios es omnipotente y capaz de generar vida. Víctor se apoderó de ese poder y sufrió el castigo sobre sus descendientes como el mito griego de Prometeo, que desafió a Zeus, robando una chispa del fuego sagrado. La autora inglesa era hija del sociólogo y escritor político William Godwin, y de la señora Wollstonecraft, también famosa en su labor de reivindicación de los derechos femeninos. A los 10 años su mamá muere y quien se encargó de educar a Mary, fue Mr. Godwin. Éste tenía unas ideas muy personales - y avanzadísimas para la época - acerca del matrimonio y del amor libre. De ahí que Mary no encontrara oposición familiar alguna en unirse a Shelley - lo había conocido en Edimburgo, a la edad de 17 años - y seguirlo en su viaje a Francia en el año 1814, donde le dio un hijo que murió. Por entonces su destino estaba ligado a los siguientes ocho años de su vida de Shelley, que murió ahogado en 1822. Su vida no fue nada fácil y el vinculo con su padre no era bueno. A los 19 años decidió escribir esta obra y a través de la relación Victor-monstruo (padre-hijo) reflejar su historia. La huida de Víctor y la ausencia del creador son momentos que siente como propios, ya que se identifica con el monstruo. Es un reclamo del vinculo paterno ausente. "Pero no pude menos preguntarme dónde estaban mis amigos y mis parientes. Jamás padre alguno vigiló mis días de infancia" exclamaba el monstruo. Pero a pesar del abandono, siempre se respeta al creador: "...no me sentiré tentado de atacarte. Soy obra tuya y me mostraré obediente y dócil a mi natural rey y señor...". También plantea la bondad del hombre en su estado primitivo. Este pensamiento del romanticismo establece que el ser humano nace bueno y la sociedad lo corrompe. La creación de Víctor se vuelve malo a partir de la interacción con los demás, que solo le devuelven odio: "era bueno, mi alma rebosaba de amor y humanidad (...) Si tu, mi creador, me aborreces, ¿ qué puedo esperar de tus semejantes, que no me deben nada? Me desprecian y me odian (...) ¿ no he de odiar a quienes me aborrecen?". Los crímenes que comete el monstruo parecen tener esta justificación de que sus acciones fueron consecuencias de la actitud de su entorno. Pero ¿cómo se hace para transformar lo malo de la sociedad?. Los prejuicios, la marginación existen desde hace siglos y M. Shelly lo demuestra a través de lo que le ocurre al monstruo. El rechazo hacia lo feo, porque se cree que es malo, excluye al invento de Víctor de la sociedad. No le da una oportunidad para demostrar que sus sentimientos son buenos y que su imagen no representa su interior. Contrariamente a lo que cree Víctor Frankenstein, la criatura no es inherente monstruosa sino que la cultura en que ha sido creada es culpable de su monstruosidad. Él se refiere a su creación de este modo: "Sus palabras me hicieron un efecto extraño. Le tuve lástima y a ratos sentía deseos de consolarlo; pero cuando lo miraba, cuando veía aquella inmunda masa que se movía y hablaba, mi corazón se angustiaba y aquellos sentimientos se cambiaban por otros de horror y odio". La apariencia del monstruo vale mas que sus palabras a la hora de juzgar sus condiciones. Para Shelley la sociedad produce monstruos no tanto debido a su opresión sistemática sino a la educación paternal incompetente. Pero la novela también puede ser interpretada como un trabajo conservador donde el monstruo es, desde el punto de vista de su creador, una manifestación de la masa ignorante, feroz, sin bienes, posesiones, títulos o raíces. Mientras que Víctor Frankenstein representa la creatividad individual incontrolable, peligrosa y atormentada por sus ideas desbordantes. Al ofrecer dos visiones opuestas de la sociedad y sus monstruos, la obra refleja la tensión de la época. Aparecen pocos personajes femeninos. Elizabeth, la novia de Víctor, permanece distante y fría. El amor se reserva para la búsqueda apasionada del conocimiento, la que impulsa a Frankestein a crear a su engendro o a Walton a explorar las aguas del polo. Ambos viven una soledad, que solo es buscada por Víctor y aborrecida por el monstruo y por el navegante. La criatura le pide a su creador que le de vida a una mujer que sea como el, así "cuando viva con un igual saldrán a relucir mis virtudes". Esta propuesta fue rechazada por Víctor, que sintió que la humanidad podía ser atacada por una monstruosa pareja. Esta obra mantiene una valoración moral y una vigencia científica, ya que el poder anhelado del doctor Frankestein por crear vida, existe en el presente a través de la clonación. La posibilidad de generar hombres iguales es el deseo que persiguen muchos científicos. Víctor dio vida y luego se arrepintió, tomando este ejemplo: ¿no habría que pensar primero en las consecuencias de la clonación? "Frankestein" refleja el malestar de la cultura ante la tecnología y los cambios sociales que acarrea, asimismo es una reflexión sobre la ambigüedad que provoca la fascinación de las invenciones del hombre y el temor de transgredir un orden natural que aún no comprendemos.

 

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.