Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
        POBREZA

Hijos de la calle

No tienen familias y están abandonados * Nadie les enseña cómo vivir, sólo la calle * Pero dependen de un objetivo: calmar su hambre.

MARINA DEL RIVERO
marina@soutiendenoticias.zzn.com

"¿No tiene una monedita o algo para comer?", es la frase que se escucha retumbar a diario, en los inmensos y fríos pasillos de la boca de los subtes. Juan, de once años de edad, está acostumbrado a ver las caras de las personas que, apuradas y de mal humor, le regalan todas las mañanas cuando intenta ganarse la vida por una moneda. Está acostumbrado a dormir en las escaleras de cualquier estación cercana cuando lo sorprende la noche, bien mullidito por unas sábanas que él mismo se fabricó, con el cartón de una caja de bebidas en lata que encontró en el basural de un kiosco. Portando un pantalón de gimnasia azul, un buzo verde, y zapatillas blancas gastadas, llenas de agujeros, que no se acuerda de dónde las sacó, dice que hace ya dos años, que conoce la peligrosa vida de la calle, cuando su tío lo empezó a obligar a pedir plata en los subtes. Hoy, a él, ya casi no lo ve. Su madre, lo abandonó cuando tenía 9 años, y no supo más de ellos.

Los chicos en la calle, son aquellos que van y vienen. Por lo general, trabajan con alguno de los padres y éstos los cuidan para que no dejen la escuela y mantengan un comportamiento adecuado. Los verdaderos chicos de la calle, son los que van a las estaciones a encontrarse con sus amigos, empiezan a consumir, piden, no van al colegio y rompieron sus lazos familiares o bien, son escasos. Para ellos, estar expuestos a la prostitución, los golpes, las drogas, y a una mala alimentación, ya es cosa de todos los días. "Cuando me voy a dormir, me junto con otros pibes para que, por lo menos, logremos sentir un poco de calor, porque en invierno, a veces pienso que me voy a morir congelado", expresó Juan, quien confiesa que en varias oportunidades se droga para "...poder olvidar...".

Los sitios como Retiro, Once y Constitución, son los más poblados, y allí, pueden encontrarse ranchadas -generalmente de 10 personas- que las van cambiando de lugar cuando guardias de seguridad los echan. Muchos, amanecen dormidos como si estuvieran en coma: producto de una insólita noche aspirando pegamento o fumando porros, aún sin medida. Pese a estar necesitados, los chicos comparten la poca comida que consiguen y se vigilan unos con otros. Se les nota la edad cuando insisten jugar al tateti o al ahorcado, y se enojan si pierden.

LA HIGIENE INADECUADA

Carencia de agua potable o de cloacas e incluso sobrevivir sin una infraestructura médica para controlar la aparición de enfermedades, también afectan la salud de forma directa. Hay muchas enfermedades que se pueden caracterizar como "enfermedades de la pobreza", según cuenta el especialista Lepetic. Están "las que tienen que ver con la transmición fecal u oral, es decir, con agua y alimentos contaminados como las diarreas, la gastroenteritis, la disenteria y muchas parasitosis. Hay otros males que se difunden de la misma manera, pero son de origen viral, como diarreas viróscicas o la hepatitis A.

Por otro lado, hay enfermedades "transmitidas por contacto interhumanos, que son virosis respiratorias, no sólo lagripe y la influenza, sinó el adenovirus y renovirus que se transmiten fácilmente al toser, hablar, estornudar y que cuando el espacio en que cohabitan, es reducido, se dan mayores posibilidades de contagio. En este grupo, también pueden considerarse las de transmicióon sexual, como hepatitis B, Sida y Sífilis, que también tienen que ver con la posibilidad de tener acceso a la información", sostuvo Lepetic. "Además, están las enfermedades transmitidas por vectores, como mosquitos y roedores. Aquellos pueden transmitir dengue y paludismo, en tanto éstos, transmiten enfermedades como Hanta-virus y Fiebre hemorrágica, entre otras", concluyó el especialista.

Los subtes, son quienes muestran la verdadera cara de la pobreza. Ya no es necesario viajar a países como África, para saber que el hambre es uno de los principales protagonistas. Hoy, la miseria constituye uno de los problemas más urgentes de esta sociedad, y donde una luz de esperanza se refleja en la mirada de cada uno de esos nenes, que venciendo al frío y la dura vida callejera, hacen de sus costumbres una verdadera profesión. Ésta, seguirá siendo la otra cara de la Argentina que ninguno de los individuos, se animó a conocer.

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.