Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


        Pc INTERNET

ME ENAMORÉ.COM

Hablan y no se conocen * Hacen de la computadora, una cita a ciegas * Algunos, hasta llegan a encontrar al amor de su vida.

MARINA DEL RIVERO
marina@soutiendenoticias.zzn.com

"Buenassss"... ¿Cómo estás?... "Esperame un segundito, ya estoy con vos"... "Okis". Varias ventanitas de diálogo la estaban llamando a Valeria por ICQ. Carlos de Paternal, Loco_de_Rácing de Avellaneda, Andrés de Uruguay y Leo de Congreso. Ella no pudo contestarles a todos al mismo tiempo y se las ingenió para mantenerlos y no perder el contacto, porque allí podría estar lo que nunca se imaginó: su media naranja. Hizo ta-te-tí y dejó que la suerte decidiera. La ventanita de la izquierda es la que eligió, y comenzó la conversación.

Leonardo vive en Bursaco, pero la mayor parte del día, la pasa en el barrio de Congreso, ya que trabaja allí, en un estudio jurídico. Valeria, vive en Floresta, y ese día para distraerse, prendió su computadora. La charla empezó, y nunca terminó. Los encuentros por ICQ, eran cada vez más contínuos y una pequeña atracción, comenzaba a involucrarlos.

Leo tiene 21 años y es fanático de Boca. Valeria tiene 19, y es bostera de alma. Él ama a la música clásica. Ella no escucha otra cosa que el rock nacional. Puntos a favores... puntos en contra, pero eso nunca les importó.
El misterio de conocer al otro siempre estaba latente. Conocer a una persona a través de una pantalla y de la mano de internet, se hace cada vez más misterioso. Las palabras son reemplazadas por el teclado; las miradas sustituyen al monitor y el aspecto físico de ambos, es suplantado por la imaginación, lo cual hace que esta estrategia sea mucho más divertida y atractiva.

"Siempre dije que el chat era una porquería, y hoy, si no hablo con él, me muero", dijo Valeria, recordando aquel 24 de mayo cuando, sin darse cuenta, ya se encontraba envuelta en las palabras de su hombre virtual.
"¿Te gustaría que nos encontremos?"... "Nosep"... "Te mando una foto mía.. querés"... "Okey". Verse las caras, es uno de los últimos y más arriesgados pasos a realizar, entre dos personas que se conocen aún -sin conocerse-. Uno puede llegar a encontrase con lo que siempre buscó; con lo que la imaginación le indicaba, o bien, con lo que le "tocó encontrarse".

"Leo, no era como me imaginaba, porque nunca me lo imaginé de alguna forma en especial. La verdad, que nunca pensé que me podía enamorar de una persona de la cual conocí adentro de mi computadora. Es re loco", expresó Valeria. Ellos salieron tres meses y todo el amor que se tuvieron, hoy se lo deben a alguien: a internet.

El problema comienza a suscitarse, cuando no se tiene en frente a la persona que uno quería o quizás, a quien uno creía conocer. La ilusión, muchas veces lleva a la desilusión, y esa misma desilusión hace que la búsqueda sea cada vez más intensa, en algunas ocasiones. Otras veces, la desilusión, lleva a una ilusión locamente inesperada.

Un reciente estudio realizado, demuestra que los romances nacidos en la Red, son más duraderos y felices que los nacidos de encuentros casuales. La razón: cuando dos "novios virtuales", después de abundante envío de mails, se encuentran, ya lo saben todo el uno del otro. A esta conclusión, llega el profesor inglés de psicología Jaffrey Gavin. En su modesta encuesta, entrevistó a 42 usuarios de chats de 17 a 28 años. de los 42 entrevistados, 21 construyeron relaciones duraderas, y 2 están de novios y planean casarse en breve.

Hoy, más que nunca, afirmadas están aquellas teorías que dicen que el amor llega el día menos pensado y de la forma más extraña.

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.