Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
        ARTE EN ESCENA

EL TEATRO COMO RECONOCIMIENTO PERSONAL

Nunca nadie les había explicado qué era estar frente a un numeroso público, sin embargo ellos lo probaron y les gustó * Creyeron que era una forma de satirizar sus vidas y aún hoy son ellos mismos los que eligen exponer y caracterizarse en vidas de otros * A través de esta nota, descubrí cómo el teatro se transforma en la apasionante aventura de muchos

MARINA DEL RIVERO
delriveromarina@ciudad.com.ar

Cuarenta y ocho horas, y varios ensayos, todavía le quedan pendientes a Ignacio y su grupo de amigos para que llegue el gran día en que le toque estrenar su tan esperada obra teatral. Tardes de amplia dedicación en las escenas y contínuos meses de práctica dramatizada, van a concluir en un resultado único e inigualable sobre el escenario cuando esa obra triste en busca de un amor, sea representada.

Tal es así, que los estudiantes de teatro buscan, día a día, permitir descubrirse, despertarse y usar ciertas disciplinas que van entrando en un juego constante junto a los sentimientos, la voluntad, las pasiones, lo consciente, lo inconsciente, las acciones y las propias emociones. Practican la paciencia, la entrega, el hacer y el no hacer, la observación, la atención y el silencio, virtudes que poco poseían al comienzo, pero que lentamente fueron floreciendo y encontrando.

Valeria, tiene 20 años y hace más de tres que el teatro le cambió su forma de ver la vida. Cuenta que cuando empezó a estudiar, la timidez abundaba en su persona y la curiosidad por pertenecer a este arte fueron sus principales disparadores a la hora de decidirse. "Podés ser diez personas al mismo tiempo y ese es un latente desafío. A través del teatro, uno puede descargarse sacando todo lo que está dentro y que quizás siendo uno mismo -sin esas mascaritas teatrales- no podemos demostrar. Además me ayudó mucho a mi particularmente, porque ahora puedo observar las cosas y tomarme todo desde un punto de vista artístico", añadió Valeria Bronstain, al recordar sus primeras y temidas clases en el Centro Cultural Rojas.

"Una de las características fundamentales de un estudiante de teatro, en su mayoría, es su amor por todo lo que tenga que ver con lo artístico y tiende a sentir mayor sensibilidad por ese tipo de cosas, aunque algunos sólo la encuentran con el correr de los años ", expresó Bruna Sanubataro, profesora de teatro.

Los ejercicios de expresión corporal, promueven el movimiento minucioso y voluntario de las distintas partes del cuerpo y, simultáneamente, permiten la desenvoltura de otros movimientos involuntarios. Se observa así, cómo todo lo que no está siendo directamente trabajado se libera, se suelta, se expresa de las formas más variadas posibles, revelando un saber desconocido, experimentando una ampliación de la conciencia. Todo participa: la mente y el cuerpo están a favor.

Ignacio Lozano tiene 24 años de edad. Estudia teatro desde los dieciseis y dijo que lo que más le apasiona de toda esta experiencia es ponerse el traje de alguien que no es. Afirmó que cambió radicalmente su forma de vida y que encontró su verdadera vocación, porque se dio cuenta que el arte de forma colectiva era aún mucho más atractivo de la que él creía.

El teatro en sí, acostumbra a jugar mucho con las actitudes psicológicas relacionadas con el desarrollo personal, de la expresión y de la comunicación de cada alumno. Los lenguajes artísticos, como sistemas complejos de símbolos y signos, permiten la construcción de imágenes y de representaciones que relacionan el intelecto, la emoción, la sensación, la percepción, el dominio técnico y la apreciacion estética.

Los estudiantes terminan por ampliar sus competencias expresivas, comunicativas, comprensivas, verbales, gestuales, sonoras, visuales y críticas. En este nivel, la práctica y el conocimiento de los procesos de producción artística se hacen mucho más complejos, y convergen con ciertos procesos característicos de la adolescencia, como lo es la búsqueda de la identidad personal, de sus orígenes, del presente y del futuro.
"Dirijo varios grupos de estudiantes de todas las edades y los chiquitos son los que más les cuesta realizar los ejercicios de relajación, antes de realizar la conocida actividad de improvisar. Los más grandes, son los que mayor dedicación le ponen y es cuando se dan cuenta, verdaderamente, si el teatro constituye su verdadera vocación y no ya como un juego de pasatiempos", contó Bruna.

La autoestima, es otra de las partes que se pone en juego junto al juicio crítico y a la tolerancia al error en relación con las producciones propias y ajenas. Es en este período de búsqueda y de cambio, cuándo los lenguajes artísticos se transforman en instrumentos canalizadores de sentimientos, emociones, afectos e ideas.

LA OBRA EN ESCENA

En las representaciones teatrales, no solo los actores son los que están en plena exposición. La sensorialidad, la expresión, la comunicación y la simbolización encarnada en el esquema corporal, ocupan ese espacio personal, total, parcial y social.

El espectador comienza a reconocer el cuerpo en la escena, su movimiento, su contexto, su dirección, situación y posición del mismo. En las estructuras dramáticas, se toma en cuenta los modos y los medios utilizados en la construcción de un acto, asi como los recursos expresivos involucrados en la producción del libreto, la iluminación, el vestuario y la alta dosis dramática del actor.

El abordaje del texto se orienta a la comprensión de la complejidad de los signos participantes en la representación teatral y de la integralidad de su conjunción para la producción de un personaje significativo. Un buen montaje de textos de autor, una excelente representación actoral y/o un buen proyecto de creación colectiva, dará como resultado que el espectador se emocione, se conmueva y se sienta partícipe de cada escena.

La exposición de lo privado y lo personal, adquiere el sentido de hacer visible lo invisibilizado. En la mera visualización, la diferencia existente de lo representado comparado con la vida real, es que los actores componen notables actuaciones a partir de un excelente entrenamiento. Ésto, puede producir un sentimiento de apoyo o rechazo como alguien que, por ejemplo, lee un poema por primera vez, puede gustarle o no, puede influirle o serle insignificante.

El teatro permite impresionar, llorar, reir o simplemente hacer que al término de una obra, el espectador salga con un pensamiento diferente al que ingresó a la sala, o bien puede dejarle imágenes o un vacío existencial. La representación compensada con la improvisación, su densidad narrativa y su propia estética, acostumbra a dejarlo con una mueca de satisfacción en la cara.
Es tan importante el arte en su producción como en la recepción, porque los seres humanos no son sólo los receptores del arte del otro, sino que además constituyen el lugar donde el arte del otro se da a conocer y se actualiza. El lenguaje escénico, es el nivel no verbal y tiene la capacidad de crear -sin didactismos- algo que hay detrás de las palabras y de uno mismo. El texto siempre va a ser parte de una fuente de inspiración, ya que de él florece aún más un personaje a representar.

Lo accidental también tiene un rol muy importante en el teatro, ya que admite la posibilidad de que suceda lo más inesperado, provocando la sensación de que lo menos pensado tiene su oportunidad, y poniendo suspenso no sólo al público, sino también a los actores en escena.

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.