Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
     

HOGARES DE NIÑOS... ¿CÓMO SOBREVIVEN?

LUCIANA MERCURIO - NATALIA GARCÍA

Los rayos de sol se reflejan en el rostro de Diego, que descansa sobre los fríos y desolados bancos de Constitución. El hambre y las ganas de darse un baño de agua caliente lo llevan a acercarse a ese lugar del que todos sus amigos hablaban. CAINA (Centro de atención integral a la niñez y adolescencia) es un hogar transitorio que brinda a los chicos de la calle, un espacio para satisfacer sus necesidades básicas y hallar la atención y el afecto que tanto les falta.

El Estado: ¿en que ayuda?

El humilde edificio de Paseo Colón 1366, en Capital Federal, cuenta con una pequeña cancha de fútbol cubierta, varios talleres de recreación, un comedor, dos oficinas y un baño que no tiene las dimensiones necesarias para cubrir la gran cantidad de chicos que lo utilizan. Toda esta estructura es mantenida por el subsidio que le otorga el Estado. "El dinero que nos da el gobierno es escaso para poder cubrir los servicios que brindamos en esta institución" afirma Emilio Zadcovich, vicedirector del CAINA.

  Aparte de brindarle esos servicios, el objetivo del hogar es poder insertarlos en la sociedad. Una de las formas para llevar a cabo esta idea es, con el previo consentimiento del chico, trasladarlo a un hogar permanente, donde el se sienta seguro y protegido. A comparación con "Casa de Belén", ubicado en Banfield, el Estado brinda por cada uno de los 10 chicos que viven ahí, 250 pesos por mes. "Ese dinero no alcanza- critica Miriam Crespi, encargada del hogar de la calle Pueyrredón 1652- ya que hay varios chicos que necesitan tratamiento psicológico, por lo cual gastamos 150 pesos mensuales".

Semanalmente la institución utiliza entre 500 y 600 pesos, que se reparten para satisfacer la alimentación, sanidad, biaticos y educación que se le proporciona a los niños y a los jóvenes de entre 3 y 19 años. A pesar del bajo presupuesto que el Estado les brinda, estos hogares lográn mantenerse gracias a las donaciones que reciben por parte de personas solidarias o de organismos. CAINA recibió 20000 pesos de Amalita Fortabat, que se utilizaron para modernizar el establecimiento y mejorar sus servicios. La "Casa de Belén" recibe ayuda de la Parroquia de Banfield, que le ofrece alimento y ropa para los residentes del hogar, que provienen del juzgado, o tienen padres que no están en condiciones de tenerlos por problemas psicológicos o porque están desaparecidos.

 

Hogares privados: ventaja monetaria

Un caso diferente es el Hogar "María Luisa", ubicado en Villa Ballester. Aloja a 70 niños y jóvenes de 3 a 19 años, los cuales, la gran mayoría son descendientes de familias alemanas, que no pueden sostener económicamente a sus hijos. La institución tiene una gran estructura, acorde al presupuesto que recibe de patrocinadores privados, así como de sociedades, organismos y empresas de habla alemana, dentro y fuera del país. "Cada chico genera un gasto de 250 a 300 pesos mensuales" afirma Guunter Baake, director del hogar. "Nosotros le brindamos alimentación, alojamiento y educación. Algunos chicos van a colegios argentino-germanos, otros asisten a escuelas del Estado, todos con el mismo nivel de enseñanza".

El hogar consta de un edificio de tres pisos, que posee varias habitaciones, salón de estudio, comedor, living (con TV) y un parque con pileta. Existe un taller de carpintería, anexo a la institución, donde concurren los adolescentes que pronto van a dejar el hogar, y personas ajenas al organismo, que aportan plata para concurrir a las clases. Hay varios proyectos que se tienen planeados para los próximos años. El de mayor posibilidad de concretarse es el de instalar un salón de informática. A este hogar llegan residentes de Alemania, que cumplen funciones de caridad, sin cobrar nada por sus servicios. A cambio de su ayuda humanitaria "María Luisa" les brinda techo y comida.

Convenios con Hogares: última opción

En la provincia de Buenos Aires y Capital Federal, existen 18 hogares que tienen convenio con el Consejo del Menor y la Familia. Por día reciben alrededor de 7 a 9 pesos por chico, dependiendo de la salud física y mental de cada uno de ellos. Estos hogares son la última alternativa del Departamento de los Chicos de la Calle, que contacta a los niños que viven en la indigencia y tratan de reunirlos con su grupo familiar. "En caso de que no se produzca algo bueno con la familia de origen, buscamos algo parecido a ella, pero no reemplazable" declara la licenciada Olga De Santo, jefa del Departamento, dependiente del Consejo del Menor y la Familia.

Estado vs privado

La diferencia sustancial entre estos hogares, reside en la mala administración de fondos por parte del Estado y la gran suma de dinero que proporcionan las empresas privadas. Los hogares públicos deben conformarse con el bajo subsidio que se le brinda y con eso cubrir a medias las necesidades de los chicos. Su lucha diaria permite mantenerse y sobrevivir a un sistema económico que sólo permite el ingreso a unos pocos. Su situación es la contracara de los hogares privados que están insertos en un régimen más poderoso, con un capital inagotable que el Estado nunca alcanzará, llevando en un futuro a los hogares públicos a su desaparición.

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.