Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
       

HOMBRES

De príncipes a sapos

YAMILA FERRIGNO

¿Cómo olvidar ese día en que lo conocí?. Ese momento que hasta parecía guionado por Alberto Migré. Por ese entonces hasta llegué a creer en los cuentos de hadas, en los cuales el sapo se convierte en un príncipe. ¡ Lástima que después todo se da a la inversa!. Ese hombre de los sueños que tan dulcemente nos trataba, se convierte en todo un animal y se olvida del significado e importancia de los buenos modales.

Esa primera cita en la que nos abren la puerta del auto, nos corren la silla, nos pagan una cena a la luz de la vela, queda perdida como una aguja en un pajar. Una espera en la puerta del vehículo y ve como su pareja se introduce en el auto y comienza a acelerar para que nos subamos rápido. Al llegar al restaurante o bar, él llega y se aplasta en la silla, ni siquiera pregunta lo que deseamos consumir: sólo pide. Y a la hora de pagar la típica frase: " Me olvidé la billetera, yo después te lo devuelvo"... y la devolución nunca llega.

Esa frase que solemos escuchar durante los primeros meses: " No importa el lugar, lo importante es que estemos juntos" desaparece, y la suplantan por " vamos a tal lado, vamos a tal otro".Las flores, cartitas y chocolates que tan bien nos hacían sentir en los primeros pasos de la relación, dejan de existir como si se hubiesen exterminado a todas las florerías y campos del universo.

Ese que tan bien se arreglaba cada vez que nos ibamos a ver: perfumado, bien peinado y sin ninguna arruga; se convierte en una especie de cavernícola lleno de pasto, barro, desprolijo y con una fragancia que no es justamente la de su perfume favorito .
Aquel que nos cantaba canciones de amor a la luz de la luna, ahora nos interpreta a todo volumen las canciones de la cancha de su equipo de fútbol.

Las palabras: te quiero, te extraño, te necesito, no puedo vivir sin vos; son reemplazadas por quiero una cerveza, necesito dormir, no puedo vivir sin ver fútbol.
Se acabaron los restaurantes caros, los boliches de Capital; el tenedor libre y las discos alejadas se convierten en nuestra segunda casa. Ya no hay más cine, sólo películas por cable o algún reality show.

Nuestro teléfono que llegaba a sonar aproximadamente 5 veces por día, ahora suena la misma cantidad pero en el mes.
El caballero que era medido a la hora de tomar bebidas alcohólicas, hoy es una especie de esponja que no puede dejar de absorber cualquier tipo de sustancia líquida que se cruza por sus ojos.

El del vocabulario correcto, pasa a ser un aficionado más a la hora de hacer recordar a la madre, la hermana de cualquier sujeto que se le atreviese.
El que usaba corbata, camisa, pantalones de vestir combinando hasta el ínfimo detalle, comienza a imponer una tendencia que consiste en remera a rayas, buzo a lunares y bermudas floreadas.

Y los cambios muy notables se ven a la hora de tener relaciones sexuales. Aquel que afirma que no quiere tener sexo con vos sino hacer el amor, quien la primera vez te despierta con un desayuno y una rosa, pasa a cambiar su discurso. Ya no menciona la palabra amor, y afirma que el sexo es indispensable en la pareja, olvidate de los obsequios al amanecer: ahora el regalo menos desagradable es su ronquido perforando tus oídos.

Hasta la manera en la que te llamaba habitualmente se modifican. Si antes te decía mi amor, mi vida, mi corazón, mi bichito, gordita; que no te extrañeque te diga " Bicho", " Gorda", "Bruja" o "Cachibache". Si esperas a tu príncipe azul... mejor olvidate. Una vez que los besas no se convierten justamente en un hombre escultural, todo se da a la inversa: besas a un Romeo y luego se transforma en un sapo.

 

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.