Make your own free website on Tripod.com
LogoSOUTIEN DE NOTICIAS
   
Interés general
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
      POLITICA INTERNACIONAL

Uruguay querida...

Por MARIA VICTORIA CHAMPARINI
mariavictoria@soutiendenoticias.zzn.com

Su casa se esconde detrás de un pasillo que nunca acaba. El cielo no se alcanza a ver y apenas se adivina una luz al final del trayecto. La vid que recubre el pasaje sólo deja filtrar unos pocos rayos de sol entre sus frutos color púrpura, y desprende un aroma tan dulce que empalaga. Cuando el paseo llega a su fin la melodía de un dos por cuatro se incorpora al coro de los pájaros. En la puerta hay un cartel de bienvenida que el tiempo se encargó de oxidar prolijamente. -Adelante-, se escucha una voz desde algún lugar que la resguarda y la torna casi imperceptible.

En el interior de la casa reina la calma, una paz tan similar a la de afuera que hace confundir los espacios. El mismo sol, el mismo olor, se adueñan de hall, del living, de la cocina, y de la única habitación de esa vivienda. En un rincón: los cantautores de la melodía, dos jilgueros de pechos blancos, observan todo, pero esta vez, desde el silencio. Sólo se escucha la voz de Carlos Gardel.

Para Omar Tabaré, el tiempo parece no haber transcurrido. Sólo sus canas lo delatan. Y sus ropas narran la historia de un siglo que para muchos ya ha terminado. Historiador.-será por eso tal vez-agrega- que rescato el pasado y lo transformo en el presente que vivo -. Hijo único. Uruguayo. Tiene pasión por todo lo que lo vincule con su vocación. Por eso, cuando se presenta, introduce como si fuera parte de él, a la feria "más importante" de sus pagos: Tristán Narvaja. Vive en San Telmo, otro "retrato del tiempo", desde hace 7 años. Fue el lugar que siempre eligió para establecerse en sus reiteradas visitas a Buenos Aires. Ya sea por descanso o trabajo esta ciudad, confiesa, lo apasionó desde que conoció "sus aires".

Quizás por un aroma o por sus colores, todavía no logra descifrar el misterio que lo retiene en la Argentina. Pero Omar sabe que está lejos de su patria y todavía extraña levantarse los domingos bien temprano para ir a recorrer las interminables calles de la feria uruguaya. Siempre fue el día más esperado por él desde su infancia. "Era un especie de carrera contra el tiempo, en la que había que ganarle a la puesta de sol para aprovechar su luz y revolver los cajones apilados en las despensas y encontrar entre esas cosas viejas que ya nadie quiere la que sería suya a partir de ese día", recuerda.

En su voz hay una mezcla de nostalgia y orgullo que lo anima a mostrar incansable cada foto, cada objeto rescatado de aquella feria. En un cuaderno tiene anotado la fecha aproximada del día en que hizo suyos esos "cachivaches", como él los apoda cariñosamente. Desde el soldadito de plomo que le regaló su abuelo Bocha a los seis años, hasta la última pieza de ajedrez que compró antes de irse de su país.

-¿Por qué dejar mi Uruguay querido?- Trabajo. También placer. Y no se le oye más hablar del tema. La herida que deja el desarraigo todavía la lleva abierta. Pero sus ganas de recordar son más fuertes que la tristeza y Omar continúa hablando de Tristan Narvaja, igual que un padre que enseña la foto de su hijo que está lejos.
A lo largo de más de treinta cuadras se agrupan puestos de ventas que ofrecen todo tipo de productos: mascotas, plantas, peces, herramientas, discos, postales, adornos de plata, de bronce y antigüedades, entre miles de otras variedades. -Todo lo que uno busca está ahí-, comenta Omar a modo de spot publicitario.

Tristán Narvaja es por su extensión y por la diversidad de objetos que ofrece, una de las ferias más importantes del mundo, pero su nombre permanece oculto y no trasciende las fronteras como lo hace la diva de las playas uruguayas: Punta del Este. Lejos está del lujo y la modernidad este pueblo, permanece intacto, como una fotografía que se encargó de capturar el tiempo.

Omar Tabaré enciende un cigarrillo y enmudece. Un silencio que no incomoda llena ahora cada rincón de la casa. No hacen falta palabras. El tango que sonaba de fondo ya no escucha. Los jilgueros se quedaron dormidos. El humo se adueña lentamente del espacio, y en medio de esa nube de nicotina se cuadra otra imagen. La de un abuelo que le cuenta a su nieta historias de vida y la lleva a pasear en sus palabras por un lugar y un tiempo que ella desconoce, pero que se imagina a través de la mirada de este hombre. El paseo va llegando a su fin, y ellos dos lo saben, pero ninguno quiere romper todavía ese silencio.

 

VOLVER

 

| Política de Privacidad | Staff | Página de inicio | Recomiéndanos |

 

SOUTIEN DE NOTICIAS es una publicación independiente.
Registro de la Propiedad Intelectual (en trámite). Reservados todos los derechos.
Sitio web creado el día: Octubre' 29 de 2001.
soutiendenoticias@hotmail.com

 

 

Webmaster
Este sitio fue diseñado para poder visualizarse en un
monitor con una resolución mínima de 800 x 600 píxeles.