Make your own free website on Tripod.com

La violencia en la mujer:

Muchas veces oímos decir la palabra violencia, que al escucharla transmite brutalidad, ímpetu, rudeza, fuerza, dolor, es esa acción contra el natural modo de proceder, haciendo uso obsesivo de la fuerza. En este caso, me cabe destacar, la violencia que está dirigida a la mujer. Es posible que una disimulada sonrisa, o un maquillaje exagerado, pueda ocultar el pesar que tenga una mujer que se la ha tratado con violencia. Pero puede ser que en sus gestos o en su forma de encarar la vida, deje transparentar lo que está viviendo, con esto me estoy refiriendo a la mujer golpeada, quizás, por la persona que más ame: su pareja. Muchos hombres actúan equivocadamente, pensando que su virilidad se encuentra demostrada en los gestos violentos hacia su pareja, quien lo soporta con sumisión y miedo. En éste miedo al qué dirán, a pesar que al reconocerlo surja el fracaso como mujer por temor a quedarse en la calle, o simplemente, a creer que ese amor que "teóricamente" existe entre ambos como pareja, haga cambiar estas actitudes violentas en las que ellas son partícipes día a día. A éstos, suceden actitudes disimiladas, respuestas poco clara a las múltiples preguntas de los demás que la llevan a una situación límite. No puede más. No lo soporta. Quiere gritarlo abiertamente y no se atreve. Cree que el amor lo piede todo, pero llega el fin, comienza a buscar ayuda en los seres más cercanos, pero como este problema es tan profundo, es necesario el asesoramiento de profesionales. Actualmente, hay entidades que se ocupan específicamente de este problema, en donde tratan que la mujer vuelva a tener confianza en sí misma, valorarse e intentar una nueva forma de vida, para poder terminar con su dolorosa realidad que le impide ser feliz.

Marina del Rivero